lunes, 7 de octubre de 2013

La lactancia, antes y después de ser madre

Como comentaba el otro día estoy escribiendo sobre lo que pensaba ANTES y DESPUÉS de haber sido madre sobre temas como la lactancia y el colecho. En la anterior entrada hablé del colecho y ahora os cuento sobre la lactancia.

Siempre tuve claro que daría el pecho. Es más pensaba y pienso que es lo mejor para el bebé y me habría disgustado mucho no poder dárselo. Por ella y por mi.

He leído mucho sobre el tema. Tengo amigas que lo han dado y las envidiaba cuando contaban que era un vínculo mágico y veía a sus bebés regordetes y sanotes. Y nunca pensé que no podría, daba por hecho que lo daría y así ha sido.

Sin embargo, comentaba con las chicas que impulsaron estas entradas, que también hay mucho mito alrededor de la lactancia y como con casi todo no soporto la defensa a ultranza de nada y que se intente convencer a alguien de algo en detrimento de la alternativa. Es decir que me intenten convencer que la lactancia es lo mejor diciendo que la leche artificial es el demonio personificado. Además no se es menos madre por no dar el pecho. Y he leído muchas críticas por distintos rincones de la red hacia las que deciden desde el principio que no quieren dar el pecho. Llegué a leer en un foro que llamaban mentirosa a una madre que decía que "no podia" o "no tenía leche" y le increpaban que era porque no lo había intentado "lo Suficiente"

Así que del mismo modo que tenía claro que quería dar el pecho también tenía claro que no se me iba a ir la vida e ello y que si llegado el momento no podía o no me gustaba pues que no pasaría nada y daría biberón.

AHORA que soy madre y doy el pecho sigo pensando igual. Admito que dar el pecho es una gozada, que Lo estoy disfrutando y además ya no tengo los problemillas que contaba en otra entrada - con el móvil no puedo enlazar pero fue como 3 o 4 entradas antes que esta- y estoy encantada de que así sea y espero poder dar el pecho mucho tiempo. Pero sigo pensando que si no pudiera hacerlo todo el tiempo que quisiera o sí mañana tuviera que dejarlo no sería el fin del mundo. Lo único que ha cambiado es que seguramente me dará mucha más pena de lo que pensaba y quizá os cuente el día que pase que me siento miserable... No lo sé y me reservo el derecho a cambiar de opinión ya que con total sinceridad no se lo que sentiré llegados a
ese punto pero sigo pensando que no sería el fin del mundo y no me sentiré menos madre.

ANTES de ser madre lactante pensaba que no me gustaría dar el pecho en cualquier lugar y no comprendía el afán de dar el pecho en público, pensaba que cuando yo diera el pecho intentaría que no me coincidiera en la calle, que si no podía ir al parque a las 5 porque El Niño tiene que comer pues ya iría a las 6.... AHORA no sólo lo comprendo mejor sino que me veo cada dos por tres necesitando hacerlo porque cuando toca comer toca comer y porque al final no condiciono mi vida a los horarios de la peque - aunque sigo intentando cuadrar las tomas para no tener que darle el pecho en la calle (No por nada sino porque me siento más cómoda en casa y ella también), pero no siempre es posible y al final le he dado el pecho en lugares donde nunca pensé que lo iba a hacer y delante de quien estuviera presente.

Lo que si que pensaba antes y sigo pensando es que hay demasiado tabú a la lactancia artificial, demasiada crítica a las madres que deciden dar biberón. Demasiada "talibana de la teta" que dicen por ahí. El término es horrible pero refleja  bien algunos casos.

Al igual de lo que dije con el colecho no hay una opción mejor o peor y hay que respetarlas todas.

Resumiendo, creo que la lactancia es maravillosa y muy beneficiosa para el bebé y la madre pero ¡anda que no se han criado bien millones de bebés con biberón!

Ah Otra cosa que pensaba antes es que yo digo dar el pecho, no "la teta" que a mi personalmente me resulta vulgar, y eso lo sigo pensando y diciendo. "Voy a dar el pecho" o "voy a dar a Ciruelilla de comer", "no coge bien el pecho" o "ya coge mejor el pecho" nunca digo "la teta" y en eso no he cambiado ... Pero es muy personal, lo admito!

¡¡Feliz lunes y comienzo de semana!!

11 comentarios:

  1. Las opciones son eso, opciones, y hay que respetar la que uno tome.Si que leemos/ oimos mucho sobre el tema lactancia y estamos totalmente de acuerdo.Que quieres dar pecho,estupendo ; que no puedes,no quieres, igual. Que tal crece ciruelilla?
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Yo reconozco que me encanta dar el pecho, que siempre pensé que lo daría y no dudé en que podría, que para eso somos mamíferos, leñe!! Si finalmente hubiera tenido que dejarlo me hubiese dolido en el alma, más por mi casi que por ella porque reconozco que me encanta ver su carita mientras mama. Pero cómo todo, la medicina y la ciencia están para usarlas y si agotados los cartuchos hubiera tenido que pasarme al biberón lo habría hecho, igual que en el parto finalmente pedí la epidural y no pasó nada ni se acabó el mundo.
    Lo que dices de las "talibanas" y del "tabú del biberón" estoy de acuerdo y en desacuerdo. Me explico. Si que hay muchas talibanas (en los dos bandos, eh?) y creo que hay más tabú cuando sacas un pecho en un restaurante (porque aunque has dado a tu bebe la comida antes de salir, el ha entrado hambre y no hay más opción...) no te miran igual que si sacas un biberón. Y al fin y al caso el hecho es el mismo (un bebé comiendo) y aunque si una madre elije una u otra opción no habría que juzgarla porque sus razones tendrá, lo "natural" es el pecho.
    A mi al principio me daba más igual sacarlo en cualquier parte, ahora con el fresquito y algunas malas caras, me da un poco de apuro. Pero Miss L manda y si necesita comer pues lo siento mucho, sus necesidades van primero!! En cuanto al nombre, yo suelo decir "está comiendo", "voy a darle de comer" (beber, me rectifican algun@s. No, comer, es su "comida", su alimento, digo yo...), pero al final en según que contextos, reconozco que (cada vez más) se me escapa lo de "teta".
    Un besote y me alegro de que se solucionasen vuestros problemillas! :)

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado tu post. He de decir que me ha animado mucho porque yo soy una de esas madres que no pudo dar el pecho todo lo que hubiera querido. Con el primero de mis hijos me dijo la pediatra que el peque estaba desnutrido y tanto lloraba el pobre de hambre y tanto desconocimiento tenía sobre el tema que me lo creí y le metí alimentación mixta. A los ocho meses decidió que prefería el biberón a mi teta. Con el segudo hubo complicaciones y su permanencia en la rea y mi angustia hicieron qeu se cortara la subida de la leche, así que sólo mamó dos meses y medio. Es una espinita qeu tengo clavada, pero como tú bien dices: no se acabó el mundo. Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Si es que, como con todo, no hay por qué ser extremistas. Dar el pecho está muy bien pero si no se puede o no se quiere tampoco es como para saltar a la yugular de nadie. Como, por desgracia, los bebés no vienen con un manual de instrucciones, cada cual lo hace como entiende que es mejor y nunca se podrá asegurar que tal o cual forma de crianza es la ideal. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, Ciru!! Recuerdo hablar contigo y con La Agenda de Mamá de lo bonito que sería recoger el antes y después, justo a raíz de un debate sobre dar o no dar el pecho en plena calle. Mi hija estaba recién nacida y yo iba con la teta fuera a todas partes en pleno invierno (aunque también previamente pensaba que se podía organizar para no dar el pecho en la calle), y aún me molesta que la gente piense que eso se puede evitar. Quizá con mi bebé de 7 meses puedo organizarlo mejor (aún así a mí siempre me toca dárselo en el tren), ¡pero con un recién nacido no hay manera!.
    Completamente de acuerdo en que no hay que perseguir a nadie. Más que nada porque a mí me están haciendo la guerra fría en la guarde por el tema teta... más respeto para todas y menos intromisión!

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco soy de extremos...Además no soy nada de discutir, ofrezco mi punto de vista y si a alguien le es útil, pues bien, y si no, también :)
    Eso sí, yo hablo de la teta, jajajaja!
    Muas!

    ResponderEliminar
  7. jeejej vaya cuantas ideas que tenias antes de ser mama sobre todo lo que iba a ser tu vivir la aventura de ser mama, yo te cuento que estaba totalmente sin ninguna ideas y sobre lo de lactar pues no tenia ni idea que fuese tan complicado como lo ha sido para mi sobre el parto ni hablar pensaba fuera lo mas facil del mundo y fui al hospital tan ligerita y feliz sin imaginar nada de lo que iba a pasar alla'...me he dejado fluir...si si sobre los extremos totalmente de acuerdo contigo tampoco es exagerar

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa! Como sabes, yo no tengo niños así que no puedo decir mucho sobre lactancia y estos temas, pero me gusta leerte y saber tus puntos de vista, así que aprovecho para pasar a saludarte.
    Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  9. Me gustan estas entradas del antes y el después, me vienen genial!!!

    Yo también creo que las cosas hay que tomarlas con naturalidad, toda opción es buena y no me gusta nada la gente esta que es ultratajante de una opción.

    Un besazo guapa, me alegro de que la lactancia vaya yendo tan bien!!

    ResponderEliminar
  10. Opino como Netzi, me encantan estas entradas, antes y después, la gente es una metomentodo, creo que lo mejor y a aprender lo antes posible es creer y defender tu punto de vista y al resto, ignorancia.

    besotes

    ResponderEliminar
  11. Las cosas hay que disfrutarlas y para gustos los colores así que cada uno adapte su vida a sus necesidades y gustos sin mirar al de al lado si no es para aprender. Un besazo!

    ResponderEliminar