martes, 24 de julio de 2012

maratón de pisos

Chiquitín, nos acaban de contestar que aceptan nuestra solicitud para el piso que nos gusta, hemos encontrado nuestra casita, ¡hoy es un gran día!

Cuando hace escasamente un mes F y yo decidimos dejarnos de tonterías y empezar una nueva vida juntos (voy a ser buena y no recalcar que yo lo tenía claro y es él el que no se decidía y luego se decidió...uuuups, acabo de hacerlo!) decidimos que en septiembre con calma buscaríamos piso y nos mudaríamos. Me pregunta Álter si lo de mudarse es realmente necesario teniendo en cuenta lo horrible que puede ser buscar piso y hacer una mudanza pero es que yo tengo una quizá absurda teoría de empezar una vida juntos incluye empezar en una casa nueva, de ambos, donde los dos empezamos de cero. Lo fácil sería que él se viniera a la mía, que bien mona es, ya sea definitivamente o bien mientras encontrábamos casa, pero esto último sería más lío a aún. A su casa no podíamos porque no es suya, está viviendo temporalmente en una casa de sus padres. Así que ganó buscar una casa nueva.

Pero después de todo lo que ha pasado y todo el tiempo que hemos dejado pasar, pues empezamos a mirar en el idealista y a visitar un piso aquí un piso allá. Y claro, ¿Qué pasa en estas situaciones? Que ves un piso que te encanta, pero no te precipitas porque aún es pronto, y dos días después está alquilado, y así un par de veces… así que empezamos con lo que bautizamos como “maratón de pisos”. Todos los días después de trabajar – que han sido días de locos en la oficina – y con la que está cayendo en Madrid nos metíamos 3 o 4 visitas por tarde, vespa pa’quí vespa pa’ya con la cervecita de turno entre visita y visita para comentar la jugada. Hemos visto de todo, pisazos, pisitos, caquitas, ruidosos, silenciosos, exteriores, interiores, horteras, de tó. Y nada. Alguno que nos gustaba pedían avales imposibles, nóminas, y hasta la talla del calzado..

Como ya me he enrollado pues os contaré otro día cómo encontramos dos que nos gustaron mucho y cómo hemos estado luchando por ambos. Vamos a llamarles piso A – el refinitivo- y piso B el segundo por aquello de El plan B. Sólo decir que mientras tanto vimos un anuncio del piso que hubiera sido EL piso, tamaño: ok, exterior: ok, garaje: genial, jardín: wow, pisicina: tooma tooma tooma, gimnasio: a mí eso plin pero F encantado, padel: mola, …. único fallo, el precio, un poco más de lo que queríamos..  así que próximo capítulo, cómo luchamos contra reloj para conseguir el que queríamos. No hace falta que diga que no es el de la piscina…  to be continued….

¡¡Feliz Martes!!

7 comentarios:

  1. ¡Paciencia! Jajaja si es que las mudanzas son horribles xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla calla que la mudanza aun no ha empezado y la busca y captura ha sido mucho estrés pero entre una y otra están las VACACIONES! Yupi

      Eliminar
  2. Buscar pisos es agotador y más con este calor, suerte con la mudanza. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Si es que los estos hombres, hasta que se deciden...pero veo que cuando lo hacen van a por todas, biennnnn, no pierdo la esperanza ;) Seguiré con emoción las próximas entradas. Me tienes aquí pegada todos los días. Me alegro de que todo marche tan bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Buscar piso en Madrid! Con avales imposibles! Se por lo que has pasado!
    Creeme que cuando has descrito el de la piscina y padel, creo que se cual es!!!
    Genial que os hayáis decidido!

    ResponderEliminar
  5. Uyyyy. Cómo me suena la historiaaaaa. Mucha paciencia y si dais con una señora que os quiere enseñar a hacer pollo en pepitoria huid como almas que lleva el diablo!!! Jajaja. Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Yo nunca he tenido que pasar por eso (me fui a vivir con Mr. X a un piso que nos alquila su familia), y menos mal, seguro que no me decidiría por ninguno!

    ResponderEliminar