domingo, 22 de enero de 2012

dilema, miedo, pena

Estos días no consigo pensar en otra cosa que no sea las ganas que tengo de tener un niño y la rabia de no poder coger, ir y hacerlo. Irme a una clínica de fertilidad y tener un niño. Parece tan fácil.

No paro de pensar en cuándo hablar con F y qué decirle. Tengo que ser sincera conmigo misma. Pero es que cuando hable con él, sé que me va a decir que esperemos, que le de tiempo y ahí tendré que decirle que no, que no puedo... y eso, eso es lo que más miedo me da.

Hoy, o ayer no recuerdo, ha vuelto a decir que tiene que ir a Talavera, pero luego no va... y es que ya eso me da igual.

Ay, que miedo. Creo que tengo claro qué le voy a decir y sé que va a sonar todo tan injusto.. basicamente le tengo que dejar dos cosas bien claras.

1. que quiero tener un hijo, que quiero tenerlo ya. No quiero esperar ni un par de meses a que solucione lo de la casa.. porque claramente no lo va a hacer en un par de meses, ni quiero esperar a que vivamos juntos. El orden de los factores no altera el producto y con lo que una puede tardar en conseguirlo quiero empezar a intentarlo YA

2. Si se sorprende que quiera tenerlo con él.... Que a estas edades cuando uno tiene las cosas claras las tiene claras y las hace y que un par de meses no va a cambiar lo que ya sé. No voy a estar más segura por esperar. Estamos bien juntos, sabemos que queremos vivir juntos entonces por qué esperar a empezar a intentar tener un niño a que tenga la casa en venta o tengamos nuestro piso?? Al revés.. si me quedo todo eso se precipitará y lo hará más rápido y más convencido porque estará encantado con el niño que va a venir.

Lo que más miedo me da es que si dice que no y tengo la fuerza para dejarle es que no quiero perderle.

Pero como dice Espe, yo me tengo que centrar en lo que quiero y en lo contenta que voy a estar con mi pequeñin/a

Pero bueno, a la vuelta de Lisboa hablaré con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario