martes, 24 de abril de 2012

Qué difícil es el amor...

Dije que dedicaría una entrada a F y a nuestra extraña situación. F es una de las personas más buenas que conozco. Tiene el corazón más grande que he visto en mucho tiempo y una bondad sin fin. Es la bondad personificada. Pero también es la persona más indecisa que conozco. Tomar una decisión, sea cual sea le cuesta horrores. Y es que además no le gusta nada quedar mal, ser el malo de la peli. Me recuerda mucho a mí en ese aspecto con la diferencia de que yo intento, en la medida de lo posible, pensar también en mí, pero justo ahora no lo estoy haciendo… me explico.

F y yo fuimos amigos durante miles de años antes de ser algo más y hace un par de años él terminó una relación muy larga, que hasta cierto punto se solapó con una relación conmigo más allá de la amistad. Los comienzos fueron duros porque él no era capaz de poner punto final a su relación todo eran inseguridades, tomas de decisión a cuenta gota, cada paso que dábamos era un mundo, hacerlo todo bien y despacio para no hacerle daño a nadie y ver qué iba pasando, dejarse llevar. Pasado año y medio pensé que ya nos valía con la relación adolescente y le planteé si quería un “futuro” conmigo. Su respuesta siempre era que sí pero aún así no avanzábamos, y si le planteaba pues venga, vamos, construyamos algo juntos me pedía que esperara: pasito a pasito, sin prisas, ya veremos…. En fin, que obviamente un día mi paciencia llegó a su fin, le planteé el tema de los hijos y me dijo que no. O que todavía no. O que no está seguro, que sí, pero que no. Y fue cuando le dije que entonces lo haría yo sola. En mi cabeza pensé que sonaba a ultimátum, que lo era, y pensé que é lo vería así y se lanzaría.. pero ni con esas.

Ahí tendríamos que haberlo dejado, de hecho ese día lo dejamos, pero luego no sé cómo seguimos viéndonos. Me dijo que apoya mi decisión, me anima a que siga adelante cada vez que lo hemos hablado, pero ahí sigue a mi lado. Con esta relación de yo en mi casa y tú en la tuya pero pasando prácticamente todo nuestro tiempo juntos. O sea yo en su casa o él en la mía, según el día. Yo le he ido informando de todos los pasos que he dado, pero él se hace loco. Le he dicho que a mí no me importa seguir juntos pero que tiene que saber lo que hay y que no voy a dar marcha atrás.

Ya hace unos días que me doy cuenta de que esto no tiene sentido. Que cada día que pasa me siento menos unida a él y más unida a mi sueño ¿entonces por qué sigo viéndole? Pues no lo sé. Me gusta, me da pena que las cosas hayan salido así, pero así han salido. Así que seguimos juntos … ¿lo malo? Que últimamente a él le veo que intenta implicarse más. Y creo que le estoy mandando señales confusas. Sí, tenemos que hablar. Porque por primera vez después de una visita al médico no le he comentado el siguiente paso. No le he comentado que no he empezado, ni lo del folículo persistente, ni los 28 días más de píldora, ni que con la próxima regla empiezo. Pero él tampoco me ha dicho nada y sabe que la semana pasada me vino la regla y debería haber empezado. Y segundo porque creo que lo que ahora quiero yo es terminar con esta relación y lo justo es decírselo.

¿Cómo lo veis? ¿Complicado verdad? Pero es que el amor es complicado. Y ahora yo sé perfectamente lo que tengo que hacer, pero no quiero hacerle daño. Y sobre todo, no quiero perderle como amigo, así que pospongo hablar con él, lo evito, y hago como si nada, es decir, exactamente lo que lleva él haciendo los últimos dos años, hacer como si nada y ver lo que va pasando.

Hoy en principio le veré, porque luego el resto de la semana no podremos vernos. Si tengo fuerzas. Hablaré con él.

7 comentarios:

  1. Estás viviendo una situación complicadísima. El paso que has dado para cumplir tu sueño, es muy importante, y desde mi punto de vista, no entiendo que alguien con quien tienes una relación, acepte no ser el protagonista, y seguir a tu lado, estando sin estar.
    Pero desde luego, esto lo tienes que analizar y decidir vosotros dos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ay, no sé muy bien qué decirte porque como tú misma dices es algo complicado... lo único que puedo hacer es animarte, primero, a que te sientes contigo misma y decidas qué quieres hacer o dejar de hacer tú. Y, después, que lo hables con él. Por supuesto, esto es fácil decirlo pero muy dificil hacerlo... así que mucho animo pero lo más importante es qué sientes tú y qué quieres plantearle a F.
    Mucho, mucho animo!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Huy, esta historia me suena, pero me suena muuucho.
    Cuando lo mandes a la porra te sentirás como perro al que le quitan las pulgas.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! gracias por tu mensaje. Te he dejado un premio en mi post de hoy aunque luego he visto que ya lo teías...
      Tienes nueva seguidora, aunque todavía estoy poniéndome al día.
      Besote!

      Eliminar
  4. Que complicado!!!! No se darte ningun consejo ni creo que debiera porque es algo tan personal... me pareces muy valiente!! Mucho animo y sigue a tu corazon.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Rocío, ahora mismo me pongo al día con tu blog. Un besote y bienvenida a mi pequeño rincón de la blogosfera.

    ResponderEliminar
  6. Puff, no sabes como te entiendo. Tres cuartos de lo mismo me pasa a mi. Aunque ahora mismo no estamos juntos pero seguimos hablando... en fin, que termino antes si corto tu entrada y la pego en mi blog.... Sigo leyendo para ver que paso....

    ResponderEliminar