viernes, 15 de mayo de 2015

Hermanito sí, hermanito no

Me preguntaban en un comentario a otra entrada por la operación hermanito...

Si recordáis hace meses que estuvimos mareando la perdiz con la operación hermanito. Al final nos pusimos a ello en Oct/Nov. El primer mes me emocioné con los TO y contando días y tal, luego me relajé y tengo que decir que no poníamos mucho afán pero tampoco poníamos remedio. Lo decidí porque como mi chico no estaba del todo convencido, o más bien seguía teniendo inquietudes al respecto pues dije, mira que sea lo que tenga que ser.

En enero empezamos de lleno con la boda y al mismo tiempo surgió un problema familiar bastante gordo y estábamos con la boda y los preparativos etc. Reconozco que no me apetecía nada casarme embarazada así que nos lo tomamos con más calma aún si cabe.

Hace unas semanas empecé yo a pensar que igual efectivamente ya no era el momento, se había escapado el tren. Me empezó a dar pereza pensar que nacería el hermanito con mis 42 ya cumplidos, con ciruelilla ya con dos años y en plena operación pañal, etc, etc … y justo, porque Murphy es así a mi chico le vino así súbitamente el instinto paternal y se le aclararon todas las dudas sobre lo que supone un miembro más de la familia y no hace más que hablar del hermanito por aquí y por allí. Me dice que estoy más guapa y que seguro que es porque estoy embarazada, estaba convencido que en el viaje de novios habíamos dado en el clavo (me vino la indeseable ayer así que no) y mil cosas así todos los días.

Total que le dije que lo seguiríamos intentando hasta el verano porque si no luego ya en Oct cumplo 42 y ya me parece demasiado.. y me dijo que habíamos quedado en intentarlo hasta mi cumple y luego ya dejarlo (yo a cuadros porque juraría que fue al revés el trato, pero bueno, mejor para mí)

Así  que eso, que estamos con la operación hermanito. A mí ahora me agobia mucho lo de la edad, a lo mejor es una tontería pero me agobia.. así que en vez de dejar que la naturaleza lleve su curso voy a volver a ponerme las pilas con cálculos de días fértiles, test de ovulación etc. A ver qué tal. Y si a la vuelta de vacaciones de agosto no estoy, vuelvo a cerrar el chiringuito Diu mediante.

Besos y feliz punete (que hoy no hay cole!!!)

miércoles, 13 de mayo de 2015

El banquete

El banquete fue en un hotel de Madrid, no demasiado céntrico pero en Madrid capital así que dese el ayuntamiento la gente se organizó en coches, taxis y nos fuimos todos al hotel. Quedaba un ratillo hasta el comienzo del cóctel. Algunos se fueron al bar de enfrente a tomar cañas, otros a dar de comer a los más pequeños y "mi recién estrenado marido" y yo fuimos a cotillear la suite nupcial.

Bajamos al rato al cóctel y desde ese momento tampoco os puedo contar mucho porque se me pasó volando!! fueron 8 horas y pico de bodorrio y se me pasarón en un santiamén. No podría relatar nada porque es como si no hubiera asistido a mi propia boda.. jajajaja

Es una exageración, claro. El cóctel bien, pero no probé bocado. Me bebí una caña y medio vino creo recordar. Un vaivén de personas que llegaban, te felicitaban, foto por aquí, foto por allá.. en un abrir y cerrar de ojos tocaba entrar a comer.

(Rebobino un poco... digo "entrar" a comer porque el coctel fue al aire libre y la comida en una preciosa carpa)

La entrada "al comedor" por así decirlo, la hicimos con una canción muy marchosa y divertida. Creo que fue el momento en el que más vergüenza pasé. Todo el mundo mirando, aplaudiendo, haciendo fotos...
Había 15 mesas de entre 8 y 10 personas según la mesa. Nosotros, o como se llama en estos casos, la presidencia, nos sentamos con amigos en vez de con los padres / hermanos / abuelos. Nos apetecía disfrutar de amigos y que los padres disfrutaran de sus invitados así que nosotros con amigos comunes, mis padres con amigos suyos y algún primo, y sus padres con su abuela, tios y algún amigo.

Durante los postres vino el mago a hacer su show de magia de cerca yendo de mesa en mesa mientras nosotros íbamos también de mesa en mesa en otro orden haciéndonos la típica foto con cada mesa. El mago a parte de super simpático y dicharachero hizo unos trucos geniales. Dejó a todos impresionados.
Y después del postre y el show del mago ... a ¡beber y bailar!

Otro día os cuento la parte del baile, pero antes de irme también contar que había una mesa con los más pequeñines y vinieron unas animadoras a estar con ellos. Ayudarles a comer, a pedir bebidas, a entretenerles un poco y en cuanto acabaron de comer se los llevaron a una sala donde durante 4 horas estuvieron jugando con ellos, entreteniéndoles. El hotel nos había puesto un tobogán, una casita y las animadoras trajeron música, globos, pinturas de cara, mil juegos... todas las mamis de la boda nos dieron las gracias por ese detalle porque los peques habían disfrutado un montón y los papis también!! Creo que fue el dinero mejor invertido!!

Muchos besos y ¡feliz miércoles!

miércoles, 6 de mayo de 2015

Ya estoy aquí... La ceremonia

¡Buenas!

Ya estoy de vuelta, ya pasó todo.. la boda, la luna de miel, y vuelta a la normalidad.
Me siento rara, sin un proyecto entre las manos... ¡¡ha sido tan divertido organizar la boda!!

Todo salió genial. De comienzo a fin. Los días previos, cero nervios, todo iba encanjando. No sé si os conté que el vestido que tenía previsto para Ciruelilla había sido un regalo que me hicieron cuando nació. El vestido era de una boutique de estas super "cuquis" y no tenía etiqueta con la talla, pero yo calculaba que sería de 12-18 meses. Ciruelilla ya tendría 20 para la boda, pero como siempre ha ido usando tallas más pequeñas y viéndolo en la mano parecía que le servía pues no me preocupé. Tonta de mí no se lo probé hasta un par de semanas antes y ... ¡sorpresa! no le cerraba por detrás. Desconsoladas le hicimos un par de fotos para enviar a la prima de mi madre que nos lo regaló y buscamos un plan B entre los vestidos que ya teníamos para ver si hacia falta salir corriendo a comprar uno. Mi madre, que le encanta fardar de nieta enseñó las fotos ese mismo día a unas amigas que le dijeron que tenía que encontrar una solución como fuera pero que mi niña debía usar ese vestido - es tan precioso que daba pena no usarlo y además nunca lo había estrenado. Así que lo llevó a una costurera que lo arregló! Estaba más guapa!!! ainssss.

En cuanto a la boda, pues fue saliendo todo genial. La única cosa que escapaba a mi control era la ceremonia civil. Yo iba a ciegas. No sabía cómo sería, ni quién la oficiaría (si sería alguien simpático, seco, borde, gracioso... de derechas o de izquierdas... ni nada de nada) tampoco sabía como se desarrollaría puesto que me dijo el chico que nos atendió en el ayuntamiento que no había un "guión" establecido y que el concejal diría las 4 cosas establecidas, leería los artículos de rigor y que el resto dependía de él/ella. Tampoco sabía si iría mucha gente a la ceremonia, porque siendo tan corta y tan temprano, con luego un hueco de tiempo que rellenar antes del banquete.. pues pensé que irían la familia y 4 gatos más  - ojo que tampoco me importaba y a mucha gente le dije que si no iban no pasaba nada... Pues os diré que me sorprendió todo super-mega-hiper-gratamente!!!

El salón en el que se hizo no era el que me enseñaron y me pareció mil veces más bonito que el que ví (dentro de que tampoco era ninguna maravilla, pero sí más sobrio, elegante y acogedor que el que nos habían enseñado). La concejala super amable, con buenísima presencia, guapetona, simpática aunque sobria, e hizo que la ceremonia fuera muy familiar. Hablaba con un tono impecable, sonriendo, y además nos leyó una poesia que ella misma había llevado... preciosa! Y fueron un montón de personas a la ceremonia... muchisimos amigos, toda la familia, éramos muchísimos. De hecho la secretaria que asistió a la concejala nos dijo luego que nunca habían tenido tanta gente en una ceremonia en ese ayuntamiento.

Conclusión: me encantó!! me emocioné al ver a todos, al escuchar la poesía, al entrar, al salir.. todo. Nuestros sobrinos más jóvenes y los más pequeños nos tiraron arroz al salir - se les olvidó en un principio pero a los 5 minutos de estar recibiendo y dando besos se acordaron y .. lluvia de arroz!!!

El ayuntamiento tenía el orden de entrada, espera y salida muy bien organizado así que no coincidías con otra boda al salir y estuvimos un buen rato allí besando, felicitando y haciendo fotos.

De allí nos fuimos al hotel, algunos se quedaron tomando una caña enfrente, otros dieron de comer a los más pequeños, nosotros subimos a nuestra "suite" donde teníamos una terraza con unas vistas espectaculares de Madrid.

Y el resto lo cuento otro día, que ya me he enrollado!! Los que me seguís en Twitter creo que habréis visto alguna fotillo, aquí no creo que ponga ...

Un besote, feliz miércoles y prometo actualizar pronto con el resto!!