lunes, 25 de agosto de 2014

¡¡¡Comer, comer para poder crecer!!!

¡Buenos días!
Desde que dejé de darle el pecho a Ciruelilla – hace 5 meses – ha ido variando la alimentación al principio muy lentamente y ahora de repente a toda pastilla.
Tengo que decir que desde que le dimos su primera papilla de frutas Ciruelilla ha sido una glotona y no le hace ascos a nada. Tiene sus preferencias, por supuesto, pero la verdad es que le puedes dar cualquier cosa que si tiene hambre se la come.

Al principio era un aburrimiento de alimentación. La fruta durante mucho tiempo fue manzana, pera, plátano y naranja.. no hay fruta más rollo. Me encantó empezar a darle melocotón, y similares. El otro día probó un yogur de piña y le encantó, aunque no me atrevo a darle piña directamente aún – aquí voy a necesitar consejos de otras mamis, hay cosas que no me atrevo aún a darle y quizás es tontería… no tenemos pediatra hasta dentro de unas semanas así que mientras se admiten experiencias ajenas.
Las verduras al principio también un rollo: zanahoria, calabaza, calabacín patata y puerro.. menos mal que llegó el tomate, espinaca, guisante, pimiento a nuestras vidas…

En la guardería no se salen de calabacín y/o calabaza, zanahoria, patata y puerro con sus proteínas que siempre son pavo, pollo, ternera o pescado, con lo cual el fin de semana tengo que innovar un poco y salirme de esas combinaciones porque si no, vaya aburrimiento. Cuando empezó con las lentejas le chiflaron, el arroz con pollo le apasiona, pero lo que más le gusta es el pescado. Come muy bien en general pero en cuanto el puré tiene pescado es que abre la boca y se inclina para adelante para tomar las cucharadas.

Es una monada cuando come, cómo abre la boca! Con qué ganas come, y qué caritas pone cuando está rico rico…  con cada cucharada cuando tiene hambre y está rico dice “aaaaummm” y si te retrasas un poco con la siguiente cucharada se inclina y abre la boca con cara de “vengaaaa, máaaas”

Desde poco antes del año le damos por la noche algo de “verdad” antes del biberón y hemos probado ya toritlla, chuletas de Sajonia, pescado que es lo que más le gusta, el relleno de las empanadillas le vuelve loca.

La fruta como decía la come muy bien cuando es sota, caballo y rey triturado y con galleta, sin embargo por separado no le gustan casi ninguna. El plátano, que yo se lo doy machacadito con un tenedor no le gusta mucho, y cualquier otra en trocitos tampoco yo creo que es porque le parece dura y difícil de masticar con sus 7 dientecitos, con lo cual termina tragándolas como un pavo y no le mola mucho.

En general la comida con tropezones no le gusta. Se puede zampar una galleta entera mordiéndola poco a poco, y también se come los trocitos de filete o pescado cortaditos pequeños (la mayoría de las veces no los mastica, solo los saborea y pa’dentro) pero las comidas medio trituradas no le gustan. Le hicimos pasta con una especie de boloñesa muy liquida pero que tenía trocitos de carne picada y mini trozos de espagueti.. pues no hubo manera, no sabíamos si es que no le había gustado el sabor o no le gustaba la textura, así que como no era plan de tirarlo y quería saber si era por el sabor del tomate o qué, pues terminé de triturarlo hasta hacerlo totalmente puré… y se lo zampó todo!!

Postres solo ha probado yogur natural o de sabores suaves por el momento pero el pediatra me dijo que podía darle natillas, flan, cuajada .. pero las industriales compradas me da cosa aún… El otro día probó los danonino esos o petit suisse y no le gustaron demasiado…

Mamis.. qué otras frutas a parte de las ya citadas le puedo dar? Cuáles le gustan a vuestros hijos? Si les dais natillas compráis las de danone o similar o las hacéis caseras?
Qué ingredientes con un poco más de vidilla usáis para los purés?

Suelo sacar ideas de esta web, pero no siempre sé si la receta está adaptada a los 13 meses que tiene ahora la chiquitina: Pequerecetas

Besos y ¡¡feliz lunes!!


martes, 19 de agosto de 2014

¡Hemos vuelto!

Vuelvo a hacer mi blog público, porque si no ni me leeis ni escribo.. perezosa que es una

Desde mi última publicación el desarrollo de Ciruelilla ha sido enorme, claro, han pasado la friolera de 4 meses y medio. En la última entrada comentaba que la peque no quería gatear, claro, la pobre tenía sólo 8 meses y ahora me doy cuenta de que era pequeña para eso.

Desde entonces algunas fechas e hitos claves son: aprendió a dar palmas con 9 meses y empezó a desplazarse sentada también con esa edad. De ahí empezó a gatear con 3 apoyos, las dos manos y una pierna, manteniendo la cuarta doblada delante. Eso en el parquet porque si no se resbalaba, pero en la alfombra usaba las “cuatro patas”. Es una bailona, es escuchar música y empezar a moverse. Con 10 meses me llamó “mamá” directamente, de manera consciente sin que fuera el mamamamamama que solía decir para todo. Con 10 meses también aprendió a pasar de posición tumbada a posición sentada ella solita. Pasa de boca-arriba a boca-abajo y luego alza el culete y se sienta. Desde ese día el ritual de meterla en la cuna y que se duerma sola es un poco más largo puesto que la metemos en la cuna, se sienta y se pasa un rato jugando. Hasta hace 2 días jugaba sin más, hasta que ella solita iba cayendo. Desde hace dos días (literalmente) llora un poco porque quiere que juguemos con ella, pero al poco se rinde – no suelo dejarla llorar pero tampoco la saco de la cuna, sino que me pongo de pie a su lado y la tranquilizo. Entiende que no voy a sacarla y se resigna, juega un poco con los chupetes – tiene varios en la cuna – y su mantita y a dormir!

Con 11 meses empezó a ponerse de pie ella sola apoyada en la mesa baja o el sofá o las sillas. El aterrizaje para sentarse sigue siendo un poco forzoso, echa el culete para atrás y pum, se sienta de culo. Ahora parece que alguna vez intenta doblar las rodillas pone una manita en el suelo y cae con un poco más de suavidad. Pero el “aterrizaje forzoso” como lo llamo yo, no parece molestarle.

Con 11 meses también la llevamos de nuevo a la playa – había ido con dos meses y medio y casi no salió de debajo de la sombrilla. El único baño que le dimos en aquel entonces no pareció disgustarle, sólo fue un poco de agüita al borde de las olitas. En cambio ahora con 11 meses no quería ver el agua ni de lejos. Intentamos bañarla en la orilla pero no hubo manera… que gritos y llantos.. pobre. Así que optamos por la piscina que le había encantado con dos meses. Y tampoco… se ve que el agua fría no le gusta nada de nada. Este verano, ya cumplido el año volvimos a la playa… y tampoco. Eso sí la arena y jugar con la arena y embadurnarse como una croqueta sí que le gusta. Pero claro, una vez “encroquetada” había que bañarla y a pesar de sus llantos le dábamos un bañito en brazos cuando había pocas olas. Los últimos baños parece que fueron un poco mejor … aunque algo lloró, pero menos.

Ahora ya tiene 13 meses y gatea como una campeona, camina si le sujetas las dos manitas, se pone de pie, sube un escalón que tenemos en el baño, y parlotea en su idoma sin parar.

Ya dice también palabras sueltas, señala todo y dice “mira” aunque en realidad creo que lo que quiere decir es “qué es eso?” para que le demos algo mueve las dos manitas como queriendo agarrar el aire y dice “mio,mio,mio” alguna vez se lía y nos llama a los dos papá, aunque muchas veces dice mamá pero no siempre dirigiéndose a mí, salvo cuando llora y tiene mamitis. Que por cierto pasó unos días de mamitis total en los que no quería ni que le cogiera su padre.. afortunadamente se le ha pasado pero me han dicho que hay una edad en la que les suele pasar.

Sabe donde tiene su tripa, nariz, boca, pie y mano. Sabe hacer los cinco lobitos y las palmas palmitas  en cuanto oye las primeras notas de la cancioncilla. En fin, un sinfín de cosas que ya os iré contando con más calma

Me tiene enamoraíta loca perdía… jejejejeje

Bueno, pues este es el resumen de los últimos 4 meses y medio… prometo ir actualizando más a menudo.
Besos mil y ¡¡feliz martes!!